Artículo

[Logística]

Todo sobre el MOQ

El MOQ (Minimum Order Quantity) es la cantidad mínima de producto que debes comprar a tu proveedor para que acepte enviarte un pedido.

Para que un ecommerce sea exitoso, no solo hay que tener una buena idea y atraer clientes, sino también hay que elegir al proveedor adecuado. En ese sentido, es oportuno hacerse dos preguntas: ¿Cuánta cantidad de pedido debo comprar? ¿Cuánta inversión debo hacer en el primer pedido? Estas dos cuestiones las resuelve el MOQ (Minimum Order Quantity): la cantidad mínima de producto que debes comprar a tu proveedor para que acepte enviarte un pedido.

Cada proveedor establece su propio MOQ de acuerdo a factores como los costes de producción, envío, mano de obra, etc. Puede variar de uno a miles, pero no quiere decir que debas comprar esa cantidad exacta; es decir, puedes excederla. Obviamente, a mayor volumen de compra, mayores beneficios (como descuentos por unidad, envíos gratuitos, entre otros).

Para los proveedores, el MOQ garantiza que su producción sea rentable. Se calcula sobre la base de los siguientes cuatro factores fundamentales:

  1. Cuánto les cuesta producir una unidad del producto.
  2. Cuánto margen de ganancia quieren obtener.
  3. La cantidad media de pedido que reciben.
  4. Los MOQ de la competencia.  

Desde el punto de vista del cliente, el MOQ genera ventajas y desventajas en función de su presupuesto inicial y la cantidad de producto mínima establecida. Si el MOQ de tu proveedor es bajo, no solo tu inversión inicial será menor, sino que además necesitarás menos espacio para almacenar tu stock y, en consecuencia, tus costes de almacenaje disminuirán (comprando cantidades reducidas también se reducen las chances de recibir productos en mal estado). Sin embargo, si apuestas por un MOQ bajo seguramente tampoco gozarás de descuentos en los envíos, los precios unitarios de tu producto serán más altos y existirá mayor riesgo de que aumente tu competencia, ya que habrá más empresas dispuestas a aceptar el mismo MOQ.  

El MOQ siempre puede intentar negociarse con el proveedor. ¿Cómo? Negociando un mayor precio por unidad, planteando un pedido fraccionado, haciendo un pedido de prueba o, incluso, negociando una calidad menor. También puedes asociarte con otra empresa para realizar el pedido y abaratar costes.

En paralelo, existe una manera de eliminar el MOQ: hacerlo a través del modelo de dropshipping, que consiste en comprar producto solo cuando ya has realizado una venta. En este caso, ideal para los negocios a pequeña escala, son los mismos proveedores de dropshipping los encargados de conservar tu producto almacenado y los que lo envían al cliente final. Solo tienes que preocuparte por sincronizar su catálogo en tu tienda online. 

Compartir:
logo movistar

Que nada te quite la oportunidad de aumentar tus ventas digitales

logo marketon
logo marketon