Artículo

[Loyalty]

Marketing automático

Un cliente se convierte en rentable a partir de su segunda compra, debido a la inversión de recursos que demanda captarlo.

Gran parte de los negocios se enfocan en aumentar su cartera de clientes, en lugar de hacerlo en fidelizarlos. ¿Por qué es importante lo segundo para las tiendas online? Ante todo, porque un cliente se convierte en rentable a partir de su segunda compra, debido la inversión de recursos que demanda captarlo. Una compra recurrente es sinónimo de una fuente fija de ingresos a mediano y largo plazo. Además, los consumidores fidelizados resultan los mejores embajadores de una marca, la publicitan gratuitamente y mejoran su reputación. Esto no solo se traduce en un incremento de las ventas, sino también del tráfico que experimentan la web y las redes de un negocio.

¿Cómo automatizar la fidelización? Hay que tener en cuenta que si bien fidelizar a los consumidores corresponde a la última fase del proceso de ventas, es una meta que debe estar referenciada a lo largo de todo el proceso. Aplicada a los ecommerce, demanda contar con un proceso sencillo de compra que priorice la seguridad y la intuición del usuario,  tener una web amigable y una óptima atención al cliente. 

¿Qué es el marketing automático? Es uno de los elementos básicos de la gestión de relaciones con los clientes (CRM), que, como su nombre lo indica, automatiza los procesos de comercialización a través de software y aplicaciones.

Es después del proceso de venta cuando la fidelización se puede automatizar. Precisamente, el marketing automático se encarga de construir un vínculo con el cliente a partir de los datos recogidos durante su proceso de compra, que hacen posible conocer de mejor manera a los consumidores y personalizar la comunicación con ellos. Las herramientas del marketing automático permiten programar flujos de trabajo de acuerdo a las diferentes etapas y situaciones en las que se encuentre un cliente, así como la segmentación de datos. El trabajo debe ser previo para, a posteriori, generar un funcionamiento automático. A partir de allí, gestionará todo el proceso: desde la segmentación de datos hasta la comunicación con el cliente.       

En ese sentido, el mailing se posiciona como la mejor manera de trabajar el vínculo con los clientes, ya que permite aplicar diversas técnicas de fidelización. Una de ellas es el factor sorpresa, que refuerza el sentimiento de exclusividad al informar con anticipación acerca de las novedades y rebajas. Otra se relaciona con el conocimiento, en vista de que los datos permiten impactar a cada cliente con publicidad u ofertas cuando lo requiera o se encuentre en un momento de vulnerabilidad (por ejemplo, un cliente puede recibir un correo personalizado previo a su cumpleaños, con determinada oferta especial). También, en consecuencia, permite prever compras futuras y adelantarse a las necesidades de cada consumidor. A estas técnicas se suman dos más: la interacción permanente con el cliente y la atención al feedback, elementos que se traducen en un trato personalizado. El mailing también hace posible mejorar el servicio posventa. A través de él, se puede mantener el contacto con el cliente y asegurar que esté satisfecho con su compra, agradecerle su preferencia o, incluso, brindarle consejos sobre el uso del producto o servicio que ha adquirido.  

Compartir:
logo movistar

Que nada te quite la oportunidad de aumentar tus ventas digitales

logo marketon
logo marketon