Artículo

[Emprendimientos]

Siete consejos para optimizar el networking

No pierdas tus conexiones. De nada sirve construir una red amplia y sólida si no se cultiva.

  • Establece un plan específico para construir tu red de contactos. Por ejemplo, revisa el calendario de eventos vinculados a tu profesión y agenda aquellos a los que te convenga asistir. Si los seleccionas bien, combinarás dos codiciados ingredientes: aprendizaje y relaciones públicas. 
  • Saca provecho de las redes sociales. Constituyen un gran instrumento para hacer networking; en especial, LinkedIn, dado que se enfoca en el campo de los negocios y las relaciones laborales (y cuenta con casi 700 millones de usuarios activos a nivel mundial). Pero no dejes de lado otras redes como Facebook. Además de concentrar la mayor cantidad de usuarios, representa una oportunidad para que le des un giro corporativo a tu perfil y, a través de él, compartas información, imágenes, videos y experiencias relacionadas con tu actividad profesional.     
  • No pierdas tus conexiones. De nada sirve construir una red amplia y sólida si no se cultiva. Mantener la interacción con tus contactos profesionales es fundamental. La tecnología es una buena aliada para esto. Por ejemplo, puedes compartir un artículo de coyuntura (propio o ajeno), o difundir un evento de interés mediante un correo masivo; siempre y cuando no se convierta en una costumbre permanente y termines tachado como portador de spam. Ojo, nunca dejes de interactuar de manera directa y exclusiva con los miembros más valiosos de tu red de contactos.
  • Desarrolla y mejora constantemente tus habilidades sociales y  comunicativas. Sé amable y empático; comunícate de forma correcta (para empezar, asegúrate de escribir con propiedad).
  •  Fíjate indicadores de rendimiento. Suena obsesivo pero funciona. Las tasas de respuesta a los correos que envías, la frecuencia de interacción con tus contactos o las reacciones que generan tus publicaciones pueden servirte de guía.   
  • Prioriza la calidad por encima de la cantidad. De nada sirve tener un millón de amigos si ninguno se preocupa por ti. Lo mismo ocurre en las relaciones profesionales. De poco te servirá tener un montón de contactos si no se relacionan de alguna manera con tu entorno laboral.   
  • Las tarjetas de presentación aún sirven. La virtualidad y los medios digitales podrían indicar lo contrario, pero en este caso es cierto que los clásicos nunca mueren; sobre todo, en las interacciones personales y en los encuentros inesperados.   
Compartir:
logo movistar

Que nada te quite la oportunidad de aumentar tus ventas digitales

logo marketon
logo marketon