Artículo

[Test Digital]

Conversamos con Angelina Ferrero, socia fundadora de Espacioyoga (@espacioyogape)

“Es importante tener un concepto de marca sólido y cercano”.

1. ¿Cómo surgió tu emprendimiento?

En 2014 abrimos la primera escuela de hot yoga en el Perú. Inicialmente fue una franquicia. Nos aventuramos a construir una escuela de dos pisos en San Borja. Con el paso de los años, descubrimos que nuestra propuesta era algo muy propio que iba más allá de las pautas establecidas por la franquicia. Nuestra manera de compartir la práctica de yoga y de acercarnos a nuestrxs alumnxs era algo que orgánicamente había tomado forma. Habíamos incorporado diferentes clases de yoga a nuestra currícula inicial y la experiencia de visitar nuestra escuela tenía un sello especial. Fue así como en diciembre del 2019 decidimos elegir un nombre que realmente nos representara. Espacioyoga surge del aprendizaje de estos primeros cinco años construyendo una escuela y comunidad de yoga. Por la pandemia, tuvimos que reinventarnos para llevar nuestras clases a las casas de nuestra tribu. Tuvimos que dejar nuestro local y ahora dictamos clases por Zoom en vivo y también ofrecemos grabaciones. Estamos muy contentos por haber logrado mantener esa sensación de comunidad que nos caracterizó desde el comienzo.

2. ¿Cuáles han sido los hitos claves desde que comenzó hasta hoy?

El primero hito fue la construcción del local. Como arquitecta, antes que emprendedora, fue un desafío que la filosofía de simpleza y pureza del yoga se viera reflejada en la arquitectura. Luego fue muy desafiante entrar en el mercado del yoga con una propuesta innovadora pero que podía intimidar: yoga a 42 grados de calor. Otro hito clave fue el cambio de nombre. Sentimos que la franquicia que abrimos inicialmente no nos representaba. Encontrar Espacioyoga fue encontrarnos como propuesta y empresa. Fue revisar lo que habíamos construido y encontrarle un nombre.

3. ¿Qué recomendarías a quienes quieren iniciar un emprendimiento pero aún no se deciden a hacerlo?

Que se aseguren que el producto o servicio que ofrecen sea algo que realmente les apasiona y en lo que creen. Tener un emprendimiento implica un compromiso a largo plazo, muchos sacrificios, muchas ilusiones. Tienes que saber que las cosas nunca sucederán como lo imaginaste y que las tablas de proyecciones en Excel lo aguantan todo. La realidad es mucho más dura y divertida. Hay que aprender a confiar en tu intuición, más allá de lo que te digan otras personas, y rodearte de gente leal y noble. Hay muchas personas eficaces, pero es fundamental trabajar con personas en las que confías y que suman desde su humanidad.

4. ¿Qué proyectas para tu empresa este año?

Hemos sobrevivido a la pandemia manteniendo una comunidad sólida de yoguis. Supimos reducirnos, simplificarnos y adaptarnos. Como escuela de yoga, damos mucha importancia a la cercanía y conexión con nuestros alumnos y esa dedicación ha dado buenos frutos. Ahora que nuestra propuesta virtual es clara y camina bien, esperamos poder llegar a más personas en Lima y en provincias sin perder la calidez que nos caracteriza. Cuando las cosas mejoren para todos, no descartamos la posibilidad de abrir una nueva escuela pequeña cuya actividad se vea complementada con nuestras clases virtuales. Sin duda, lo aprendido este año debe sumar a nuestro futuro.

5. ¿Cómo ha influenciado en tu negocio incursionar en el rubro digital?

Zoom nos salvó la vida para las clases en vivo y la plataforma de Fitco nos permitió tener una web donde quedan grabadas casi 200 clases a las que pueden acceder nuestrxs alumnxs.

6. En tu opinión, ¿qué herramientas digitales son las más útiles para un emprendedor?

Confieso sentir que no estoy al tope con las herramientas digitales, pero Instagram es mi principal herramienta de difusión y alcance a través de publicaciones, stories, etc. Zoom nos permite dar clases en vivo y a través de Fitco tenemos una web donde colgamos las grabaciones de nuestras clases. Usamos Mailchimp para mandar comunicados a la comunidad, pero la mayor fuente de difusión interna es WhatsApp.

7. ¿Qué elementos no pueden faltar en tu estrategia de marketing digital?

Como emprendedora mil oficios, además de dirigir Espacioyoga y dictar algunas de las clases, manejo las redes y diseño el arte de las publicaciones. Me queda mucho por aprender, pero creo que es importante tener un concepto de marca sólido y cercano. Es importante compartir contenido que sume a la vida de las personas, más allá de la práctica de yoga, y hacerlo algunas veces de manera gratuita, porque lo que nos toca en tiempos como estos (y siempre) es compartir.

8. ¿Cómo describirías a tu buyer persona?

Nuestra comunidad es muy diversa y eso nos alegra muchísimo. En su mayoría, nuestras alumnas son mujeres entre los 28 y 45 años que buscan bienestar, salud y paz interior. Sin embargo, habiendo lanzado un programa de meditación para seniors (adultos mayores) tenemos un buen grupo de estudiantes de la tercera edad que interactúa con el resto de nuestra comunidad participando de clases y eventos.

9. A futuro, ¿cómo imaginas el mercado de los negocios y tiendas online?

Creciendo cada vez más y ojalá muchas de estas iniciativas virtuales a causa de la pandemia logren complementar las nuevas actividades presenciales en el futuro.

10. ¿Qué red social te representa?

Instagram.

Más información

Empresa: Espacio Yoga

Facebook: espacioyoga.peru

Instagram: espacioyogape

Web: https://www.espacioyoga.pe/

Compartir:
logo movistar

Que nada te quite la oportunidad de aumentar tus ventas digitales

logo marketon
logo marketon