Artículo

[Analytics]

Redes sociales y consumidores

Durante la pandemia, un gran número de personas dio por cierto que tomar vitamina C protege contra el coronavirus.

En general, se presume que la mayoría de las personas desconfía de la información que leen en las diversas redes sociales (sobre todo en Facebook y Twitter), al punto de que las llamadas fake news están a la orden del día. La pregunta es: ¿las redes sociales impulsan, motivan o favorecen las fake news y la desinformación?

Según un reciente estudio elaborado por el Pew Research Center, con base en la población estadounidense, los consumidores que utilizan las redes sociales como principal fuente para acceder a la información son más proclives a creer lo que leen (o ven) en ellas. ¿Por qué sucede esto? Es sencillo de explicar: los usuarios frecuentes de las redes asumen que tienen acceso a una gran cantidad de información, y razón no les falta. El asunto es que este caudal informativo no necesariamente los lleva a estar mejor informados; al contrario, tienden a saber menos sobre las noticias que están ocurriendo y más sobre rumores y hechos sin confirmar que, viralizados, terminan robustecidos con el peso de la credibilidad. Un poquito de todo, como quien dice, que, en muchos casos, se traduce en casi nada de nada. Por ello les resulta más difícil detectar la desinformación; de hecho, son más receptivos a caer en sus trampas. Casos sobran, como aquellos propios de la pandemia, que llevó a un gran número de personas a dar por cierto que tomar vitamina C protege contra el coronavirus, por ejemplo. Lo cierto es que los medios de información tradicionales (la radio, la tele y los diarios), si bien suelen ser fuentes más confiables, tampoco están libres de fisuras y goteras. En especial, en esta época en que la toma de partido disfrazada de objetividad o las líneas editoriales con intereses comerciales generan sesgos para uno u otro lado. Solo queda estar atentos, consultar fuentes oficiales, contrastar la información y los diversos puntos de vista y desarrollar siempre opiniones propias.        

Compartir: