Artículo

[Tendencias]

La economía del aburrimiento

Las compras por aburrimiento tienen consecuencia directa en el boom de los ecommerce.

Sea por los efectos de la pandemia o por una especie de tedio colectivo (o por ambos y otros tantos ingredientes), la gente, en general, se está aburriendo más que nunca, y este aburrimiento, claro está, afecta de una u otra manera en el día a día.

Ha sido The New York Times el que ha bautizado este fenómeno como la “economía del aburrimiento”, porque el modo en que producimos, consumimos y reaccionamos ante los estímulos que nos ofrece el mercado está directamente relacionado a las altas dosis y oleadas de aburrimiento que padecemos.

“Los expertos aseguran que el impacto que tiene el aburrimiento en la economía no se está investigando lo suficiente, y que eso quizá se deba a que no ha habido ninguna situación como esta en la era moderna, pero muchas personas concuerdan en que es un factor importante. La forma en que las personas gastan su dinero es un reflejo de su estado de ánimo”, apunta la periodista del NYT Sydney Ember. “De cierta forma, el aburrimiento es un lujo que experimentan quienes disponen de un tiempo vacío que no pueden llenar”.

En este contexto, surgen, pues, los gastos impulsivos y las compras por aburrimiento, y, al preferir salir de casa lo menos posible, los propios consumidores han reforzado el boom de los ecommerce. Las bebidas alcohólicas, los artefactos para el hogar, las membresías de streaming, los videojuegos y diversos entretenimientos para maquillar el ostracismo llegan hoy en tiempo récord a la puerta de nuestros domicilios, mientras seguimos navegando por internet en busca de cosas que nos pueden ayudar a pasar el rato.         

Compartir: